Home

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

César Vallejo

Los Heraldos Negros

Versos de amor contenido

Hace no mucho, varias lunas atrás, decidí tercamente ser POETA. Con arrogancia y a pecho inflado, decidí desafiar nada más y nada menos que a Abraham Valdelomar, a Chocano, a Eguren, a Mariano Melgar y hasta al propio César Vallejo… Entonces, cual Quijote de la Mancha, sin Sancho y con mi imaginario Rocinante, emprendí a galope esa nueva aventura.

Mi objetivo hilvanado fue: Hacer 100 poemas de amor y desamor. Jamás completé esa cifra y poco a poco mi deseo infernal, de convertirme en poeta, se fue arruinando.  

Una noche, cuando se callaron las luces y todo quedó quieto y fresco, hice con tesón y admiración, mi primer verso. ¡Oh! Grande fue mi sorpresa, pues me convencí, sin tanta explicación, que -esa noche- nacía un nuevo poeta.

A galope y a veces a prisa, iba construyendo aquellos versos con rima y sin ella. De noche, día y madrugada. Sólo era necesario un pedazo de papel, un lapicero o lápiz y una profunda depresión neurótica, que me embriagaba hasta la saciedad.

La miel, la piel; la risa, la sonrisa; la gracia, la desgracia; la felicidad y la tristeza, eran sólo algunos temas que llenaban los espacios blanquecinos y buscaban entristecidos, aquel amor perdido. ¡Ay, qué vida tan amarga! Me convencí entonces que mi desgracia aunque tuvo un principio, no tendría un fin….

¿La inspiración?

A veces las lágrimas me visitaban, tocaban mi piel y huían entristecidos… Yo me mantenía firme y decidido a concluir los 100 poemas de amor y desamor. “Creo que en mis poemas hay sangre auténtica”, repetía de vez en cuando.

Pero…

Pero aquella locura, tuvo un punto final. Luego de varios meses, decidí abandonar apenado a imaginario Rocinante y olvidé por completo a mi Dulcinea del Toboso. Esa tarde entendí que no había motivo alguno para seguir escribiendo. Esa tarde, también reconocí que jamás superaría a Valdelomar, a Chocano, a Eguren, a Mariano Melgar, ni a Vallejo. Apenas hice algunos escuálidos versos que los guardo con afecto… Eso es todo y no por escribir unos poemas, diré que soy poeta…

 Aquí un poema… (Quizá la menos vergonzosa)

 

AMARÉ A OTRA MÁS BELLA

Quemaré aquellos días y noches de verano

y me lanzaré al trajín de esta nueva aventura.

  

Surcaré de puerto en puerto

como antes lo hacía.

 

Viajaré a pueblos viejos

de historias abrigadas con el frío

y me embriagaré con finos suspiros

para ir de un corazón a otro corazón.

 

Porque hoy vi mi última lágrima dolida

en el jardín del recuerdo olvidado.

 

¡Ay!, días venideros y rosas del jardín

sepan que no estoy triste, ni lloro por amor.

Sepan que en mi cuerpo antes sufrido

es amor y amor lo que más sobró.

 

Y si he llorado algún día por ella

sepan rosas del jardín y días venideros:

que amaré a otra más bella,

de eso sí, seguro estoy.

 

 P.D. Por cierto, sólo hice 62 poemas.

3 pensamientos en “¿Poeta yo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s