Home

Unos de los candidatos a la Alcaldía de Arequipa. El texto fue escrito para el diario La República. Nunca se publicó (jeje) Comparto con ustedes fieles lectores.

Carlos Vizcarra Velazco

(El candidato que no pudo ser alcalde de Arequipa)

Afiche de campaña - 2010

Tiene 58 años. Es Médico y aspira ser el próximo alcalde de Arequipa. Un candidato que quiere trabajar con transparencia, pero que camina con un “doctorado bamba” bajo el brazo. Para algunos es honesto y capaz, para otros, simplemente no tiene liderazgo.

Por: Jasson Ticona / 2010 /

Carlos Vizcarra Velazco se puso su chaleco rojo, se quitó los lentes y miró con cuidado su recargada agenda. A estas horas de la mañana, sabe muy bien que la campaña electoral literalmente va cruzando cielo, mar y tierra. Siente que el tiempo lo ahorca y quisiera que las horas se alarguen. En junio del presente año, Vizcarra, Médico de profesión, aceptó ese reto: Postular a la alcaldía de Arequipa.

Sus mejores amigos reconocen y aplauden su profesionalismo como Infectólogo de EsSalud y catedrático de la Universidad Católica de Santa María, pero también hacen hincapié y dicen casi susurrando: “no habla mucho”.

Carlos Vizcarra

La discreción es una cualidad inherente a su carácter. Es lo que más aprecian sobre todo sus pacientes. “A mi esposo lo ayudó, pero creo que no le gusta que hablen de su generosidad. Es un buen médico”, cuenta Genara Mendoza Condori de 52 años.

Cumplidos los 17 años, Carlos Vizcarra, de contextura delgada, quiso estudiar ingenierías en la Universidad Nacional de Ingenierías (UNI). Su pasión no sólo eran los números, sino las reacciones nucleares y los descubrimientos de Niels Bohr. A ello se sumaba la Física Nuclear, la Mecánica Cuántica y la Relatividad de Albert Einstein. Pero aquel sueño no se concretó. Pensó entonces emocionado en la Arquitectura, pero al trazar y diseñar algunos gráficos escuálidos e imperfectos, se convenció que eso no era lo suyo. “Elegí Medicina porque no soy buen dibujante para ser Arquitecto”, aclara luego de 41 años, convencido que optó por una profesión completa e integral.

Pero ahora no luce su bata blanca de algodón, ni tampoco lidiará con agentes infecciosos, como bacterias, virus, hongos o parásitos. Ahora está con su chaleco rojo de campaña. En el pecho izquierdo lleva bordado el Escudo de Arequipa y el símbolo de la ‘Alianza por Arequipa’ en el pecho derecho. Tiene la melena canosa y el peinado al costado. Viste una camisa clara, pantalón oscuro y zapatos bien lustrados. Mira con cautela tras esos lentes  bien cuidados y de vez en cuando lanza una risa contagiosa, moviendo sus bigotes, también canosos. Está alegre, aunque el resultado de las encuestas no le favorece. Apenas goza del 4,20% y se ubica en el sétimo lugar de 21 aspirantes al sillón municipal.
 
“Ser Alcalde de Arequipa no sólo es brindar un servicio público, sino es un honor”, comenta mientras acomoda sus papeles. “Arequipa debe ser la gran metrópoli del Sur”, agrega.

La historia política de Carlos Emilio Vizcarra Velazco, se remonta a los años 70 cuando el general Juan Velasco Alvarado gobernaba el Perú. Eran años en donde se discutía la aplicación de una reforma educativa que rompa los esquemas tradicionales. En universidades del Perú surgieron con mayor fuerza varios grupos de opinión estudiantil, la mayoría de tendencia izquierda. Carlos Vizcarra junto a otros jóvenes universitarios irrumpían las aulas agustinas para exponer ese horizonte revolucionario que enarbolaba Guardia Revolucionaria. Uno de los estudiantes que levantaba también esa bandera de rebeldía juvenil era el menudo Jorge Sumari Buendía. Él siempre acudía a las reuniones con sus colosales textos de Derecho. Cosas que sólo la historia las puede explicar, ahora, aliados nuevamente, ambos pretenden llegar al sillón municipal de Arequipa: uno, como candidato a la alcaldía y el otro, como teniente alcalde.

Sumari recuerda la emoción y empuje que Carlos Vizcarra ponía a las cosas. “Siempre ha destacado en los cargos estudiantiles. Por sus méritos es un distinguido candidato a la alcaldía”, comenta.

“Estoy candidateando por aquí”

Carlos Vizcarra está sentado una silla de plástico. Hace que la silla se mantenga en dos patas y se balancea como un niño. “Voy a necesitar toda la información desde que usted salió del vientre de su madre”, le comento. Vizcarra lanza una carcajada de golpe y porrazo. Hace una pausa y nuevamente sonríe. Su risa es contagiosa.

Para los analistas políticos, la sonrisa debe ser una cualidad inherente de todos los candidatos en campaña. “Sonríe, aunque hablen mal de ti”, dicen ellos. Uno debe conquistar los votos del electorado. Si no sonríes, pierdes. Así de simple. Pero la sonrisa de Carlos Vizcarra es natural, espontánea, vibrante, como cuando de pronto suena su celular y responde casi a carcajadas a un viejo amigo de trabajo: “Estoy en ocupaciones tremendas hermano. Estoy candidateando por aquí”.

Eran los años del “Ochenio” y en las calles de Arequipa se vivía aquella política populista de Manuel A. Odría. Rosa Elvira Velasco Valdivia, esperaba tu tercer hijo. Al nacer, Carlos Vizcarra (padre), decidió continuar con aquella vieja tradición familiar. Lo puso de nombre: Carlos, al igual que su padre, abuelo y bisabuelo, tratando de inmortalizar ese nombre de procedencia germana cuyo significado es: hombre libre, hombre experto. “Ese es el defecto de la familia”, bromea Ingeborg Vizcarra, hermana de Carlos Vizcarra. “Mi sobrino también se llama Carlos. José Carlos”, aclara sonriendo.

De la casa a la escuela no había mucho trecho por recorrer. La familia Vizcarra Velasco vivía en la calle Villalba 102 – Cercado. A escasa cuadras se ubicaba el Colegio Particular América donde Carlos hizo su primaria y secundaria. Paradójicamente estos ambientes se han convertido ahora en el fortín de la campaña electoral. En la fachada (Calle San Agustín 206), hay dos pancartas que señalan con claridad: “Juan Manuel Guillén, Presidente del Gobierno Regional de Arequipa” y “Carlos Vizcarra, Alcalde Provincial de Arequipa”.

La madre de Carlos, Rosa Elvira Velasco, era la única de la familia que llevaba en las venas ese apego a la política. Ella pertenecía al Partido Aprista Peruano. Daba su vida por la estrella roja, cantaba la Marsellesa con orgullo y seguía los discursos de Víctor Raúl Haya de la Torre. Ahora ella bordea los 90 años. Aunque está postrada en su cama, su lucidez es admirable. No quiere mencionar al partido de su juventud.

“Mi madre quedó decepcionada”, dice Ingeborg, la hija mayor. “Felizmente mi mamá me vacunó contra el aprismo contemporáneo”, bromea con ironía Carlos Vizcarra y suelta otra carcajada.

Cuando Carlos Vizcarra cumplió 29 años, viajó a Ayaviri, al norte de Puno, para cumplir el Servicio Civil de Graduandos  (SECIGRA). “Ahí vi la postergación de la gente”, recuerda. Luego de hacer especialidad en Medicina por tres años, gana un concurso para trabajar en el Seguro Social de Juliaca – Puno. Es ahí, en la ciudad de los vientos, donde incursiona en política. Postula como regidor de esa ciudad representando a la Izquierda Unida. El resultado de los comicios le fue adverso.

De regreso a Arequipa, ingresó al Seguro Social Obrero y luego al Seguro Integral de Salud (SIS). Actualmente trabaja como Médico Infectólogo del Hospital Nacional Carlos Alberto Seguín Escobedo de EsSalud. Paralelo a ello, desde hace 20 años, es docente auxiliar de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Santa María. No contento con su genio y empleo, en el 2002, postuló como octavo regidor por la Agrupación Independiente Unión Por el Perú – Frente Amplio. El resultado nuevamente le fue adverso. “Quien la sigue la consigue”, se dijo a sí mismo y en el 2006 fue elegido como teniente alcalde por el Partido Nacionalista Peruano (PNP).

Como primer regidor, tiene un lugar preferencial durante las sesiones de concejo. Se sienta a la derecha de Simón Balbuena Marroquín y desde su cómodo sitial observa detenidamente a los regidores que están a su frente. Cuando pide la palabra, habla pausadamente. En ausencia de Balbuena Marroquín, él asume la responsabilidad de conducir las reuniones y cumplir las funciones de Alcalde. ¿Y cómo lo hace? ¿Bien o mal? Sus opositores aseguran que es ahí donde Carlos Vizcarra demuestra su falta de liderazgo. “Creo que no tiene liderazgo”, afirma Jhon Ortiz, regidor de minoría.

¿Puede una persona conducir, la segunda ciudad más importante del Perú, si carece de liderazgo? “El tema de liderazgo se construye cuando trabajas en equipo, con la participación social”, responde Carlos Vizcarra. “Quienes lo digan tendrán sus razones, yo discrepo con ellos”, acota Jorge Sumari. “De repente su liderazgo no sea bastante notorio, pero tiene las características que no tienen muchos candidatos: honestidad y capacidad”, sentencia Jaime Mujica.

La Alianza por Arequipa

Es viernes por la noche y se inaugurará un nuevo local de campaña en la cuarta cuadra de la Calle La Merced. El ambiente no es muy amplio, ni cómodo, “pero servirá para celebrar el triunfo”, dice un simpatizante de más de 40 años, flameando una banderola de Construcción Civil. Cuando ambos candidatos de la Alianza por Arequipa, Guillén y Vizcarra, descienden de una camioneta negra, la poca afluencia grita al unísono: “¡Guillén, amigo!, ¡La Merced está contigo!”. Carlos Vizcarra ingresa al local luciendo su chaleco rojo. “Guillén también debería ponerse ese chaleco”, dice otro simpatizante. Luego de cantar el Himno de Arequipa, Guillén bromea muy a su estilo: “yo no sabía que aquí estaban los desempleados de Construcción Civil… Ahora habrá trabajo para todos”, promete.

El discurso de Carlos Vizcarra se centra en ofrecer una nueva gestión municipal sin corrupción. Como reza el lema de la Alianza: ¡un gobierno sin privilegios, ni exclusiones! “Vamos a continuar con las cosas positivas y corregir las cosas que deban corregirse”, dice, levantando la voz. Ambos candidatos alzan las manos y el moderador enseña rítmicamente un nuevo slogan que podría dar resultados: ¡Este tres de octubre, marca los tres hombrecitos!

La Alianza por Arequipa se consolidó a inicios de mayo del 2010. Lo conforman tres organizaciones: el Partido Nacionalista, Arequipa Tradición y Futuro y el Movimiento Regional Compromiso. Una alianza que excluyó a Jaime Mujica, que en su momento dijo: “Ha sido una jugada perfecta para sacarme y me han sacado”. El acuerdo -recuerda Mujica- fue que Juan Manuel Guillén no postularía. 3 de junio del 2010, Guillén anunció que no iría a la reelección. Al día siguiente, reflexionó el filósofo y cambió de opinión. Al no aceptar Jaime Mujica la alcaldía, la Alianza decidió impulsar la candidatura de Carlos Vizcarra. “Yo he sido elegido hace diez meses por las bases del Nacionalismo. El acuerdo fue unánime. Esa elección se está respetando”, dice Vizcarra, respondiendo a quienes afirman que llegó a ser candidato de manera fortuita.

“Continuaremos los proyectos de la actual gestión”

¿Y por qué votar por Carlos Vizcarra? ¿Lleva acaso en el maletín varios kilos de parafina para venderlos luego como cebo de culebra? Vizcarra se acomoda nuevamente. A un costado, hay una inmensa fotografía de Ollanta Humala Tasso, que viste un polo rojo. En el 2006, fue Vizcarra quien impulsó en Arequipa la candidatura de Ollanta. “Ofrecemos una nueva gestión municipal”, responde con seriedad.

Comenta que han diseñado cuatro pilares: Cambiar la figura centralista de la autoridad edil, impulsar la participación social, otorgar facultades al equipo técnico para la ejecución de las obras y trabajar con transparencia, honestidad y cero-corrupción.

No se inmuta al decir que continuará los proyectos de la actual gestión. ¿Y obras a futuro? “No podemos hacer ofrecimientos fáciles para ganar votos. Los candidatos no podemos estar regalando la plata del Municipio por adelantado”, indica.

Vizcarra frunce el ceño cuando habla del transporte. No entiende cómo otros candidatos pretenden modificar el Sistema Integrado del Transportes (SIT).  “Es un proyecto que pasó por todos los filtros”, precisa el impulsor del SIT, Walter Aguirre Abuhadba, quien ahora es candidato a la vicepresidencia del Gobierno Regional por la Alianza.

La seguridad es otro Talón de Aquiles a solucionar por la Alianza por Arequipa. Afirma que este flagelo no sólo debe ser competencia del Gobernador, sino del Alcalde. Para ello Plantea la creación de organismo que articule -bajo un solo plan- a todos distritos. Se debe impulsar la construcción del puente Chilina, las plantas de aguas servidas, el relleno sanitario, la carretera Yura – La Joya y el ordenamiento urbano respetando el centro histórico. Vizcarra sabe que con la Alianza se podría potenciar la ampliación de los servicios de agua y desagüe. Considera también que se debe estimular a la pequeña empresa y a la inversión privada de acuerdo a los intereses de los peruanos.

Pero como en el fútbol: cualquier cosa puede suceder. El 3 de octubre habrá un ganador y 20 perdedores. Esta Alianza, es por ahora, la que más mítines ha realizado en la Región. Llegaron a Caravelí, Atico, Pedregal y Cocachacra. Visitaron también los distritos de Socabaya, Mariano Melgar, Yura, Paucarpata, Cerro Colorado y Characato. Aunque Vizcarra reconoce que la campaña empezó demasiado tarde. “La gente quiere algo nuevo. No quieren repetir errores del pasado”. Hace una pausa y añade: “Lamentablemente la corrupción es un elemento negativo e incluso hay candidatos que se jactan de esa trayectoria”.

Doctorado BAMBA

Carlos Vizcarra quiere ser transparente, tan ‘transparente’ que en su hoja de vida no incluyó la declaración que demuestre que hizo un Doctorado en la Universidad Nacional de San Agustín. ¿Y por qué? ¿Acaso quiere ocultar aquel esfuerzo académico? Vizcarra, al igual que varios profesionales de Arequipa, pertenece a esa lista negra de los que poseen -bajo el brazo- un “Doctorado bamba”. Es consciente que esta denominación de ‘Doctor bamba’, podría perjudicarle en la recolección de votos. La idea es sumar.

Se defiende argumentando que hizo una tesis para lograr esa distinción académica. Pero reconoce que es una cuestión legal, que la Universidad debería resolver. “Por eso que no lo he colocado en mi hoja de vida. Lamentablemente ha habido tanto tema mediático que no vale la pena ostentar un titulo hasta que la Universidad lo defina”, añade.

Lo que sí hace constar es la Maestría en Gerencia de Servicios de Salud que hizo en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

“Como Alcalde ganaría menos”

Muchos aseguran que los políticos sólo buscan la plata. Ese estigma lapida a muchos candidatos honestos. En el 2000 el extinto y ex congresista de Perú Posible, Gerardo Saavedra Mesones pasó a las páginas de la historia luego de juramentar como Parlamentario “por Dios y por la Plata”. A inicios de mayo, Simón Balbuena también sufrió ese traspié tras hacer juramentar “Por Dios y por la Plata” a una Comisión del Sistema Integrado de Transportes (SIT). Para Carlos Vizcarra, el dinero no es su prioridad. “Como Alcalde ganaría un poco menos”, refiere y sonríe.

Para dar fe a lo que dice, sumamos todos sus ingresos económicos por mes. Como regidor: S/. 2,100. Como Médico de EsSalud: S/. 3,500. Como docente universitario: S/. 1,000 y Médico  de FOPASEP: S/. 1,000. A ello se agrega la renta bruta mensual por ejercicio individual y otros ingresos mensuales como predios arrendados, bienes muebles arrendados, etc. Total: 12 mil 570. El actual Alcalde de Arequipa percibe mensualmente S/. 7, 800.

“Con mis ingresos vivo satisfactoriamente y cumplo con mi familia y mis necesidades”, comenta. Sin embargo no quiere decir cuánto está invirtiendo en la campaña. Evade esa pregunta. Hace una suma imaginaria. “Tal vez 200 mil soles”, dice. “Estamos arañando los fondos del chanchito”, bromea.

En la ciudad de Arequipa, según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) son 692 mil 783 ciudadanos que acudirán el 3 de octubre a las urnas. 339 mil 957 varones y 692 mil 783 mujeres. Por la cantidad de candidatos, Carlos Vizcarra podría convertirse en alcalde con 33 mil votos, como mínimo. Pero las encuestas no le favorecen. Confía que esa fotografía momentánea cambiará. Las 300 personas que conforman el motor de la Alianza por Arequipa, deberán doblegar esfuerzos.

“Tenemos que ser positivos”

Carlos Vizcarra vive en Yanahuara. Su casa es de dos pisos. En el primer nivel vive su madre. No tiene carro, ni siquiera hay campo para un vehículo. Luego de varias horas, por fin deja ese chaleco rojo. Revisa su agenda y baja al primer nivel porque es hora de las vitaminas de doña Rosa. La mira en silencio, la cubre con una manta y prende la calefacción. “Siempre se preocupa por mi madre”, dice la hermana mayor y agrega: “Él es un líder; buen hijo, buen hermano, buen padre”. Al día siguiente, Carlos Vizcarra se levantará a las 5 de la mañana y dormirá, como hoy, a las 12 de la noche. Se acostumbró a ese horario. Es político y ahora candidato. No tiene otra opción.

Carlos Vizcarra tiene cuatro hijos: Karla, Karen, Rosa y José Carlos. Se separó de su esposa hace 10 años. Tiene tres hermanos: Ingeborg, Carlos Adolfo y Carla Jennifer. Le gusta el ajedrez, el único deporte que practica. Considera que los peores presidentes que tuvo el Perú fueron: Mariano Ignacio Prado y Alberto Fujimori. El mejor presidente: Juan Velasco Alvarado. El mejor alcalde de Arequipa: Ulrich Neisser Riess. El peor alcalde: se ríe. “Habría que ser muy memoriosos”, explica. Confía que Ollanta Humala será el próximo presidente del Perú. Le gustan las obras de Gabriel García Márquez y admira a Edmundo Murrugara. De llegar a la alcaldía, dejaría todos sus trabajos. Si se trata de comida, prefiere el Ají de calabaza y el rocoto relleno. Asegura que no hay mejor lugar que la campiña arequipeña. Conoce Bolivia, Chile, Colombia y México. No conoce la provincia de Castilla. No tiene antecedentes penales.

¿Y qué hará si no gana? No quiere pensar en esa alternativa. Acomoda su cabellera. Piensa un par de segundos y pone fin a esta conversación: “Tenemos que ser positivos. Ojala que la población recoja las mejores ideas”.

Alianza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s