Home

Carlos Rivera, periodista y escritor.

Carlos Rivera, periodista y escritor.

“Las personas que tienen una opción por la soledad crean muchas cosas”

Carlos Rivera, Periodista, escritor y gestor cultural en Arequipa

Nací el 14 de junio de 1976. Somos 7 hermanos. De niño me faltaba a la escuela y me escondía en mi casa para leer libros. El 17 de noviembre del 2010 fundé la Asociación Cultural La Casa de Cartón y hemos realizado más de 250 actividades culturales en Arequipa. Mi libro favorito es: ‘El amor en los tiempos del cólera’ de Gabriel García Márquez. Trato de no mezclar mi trabajo profesional con las actividades culturales. Soy agnóstico. Me encanta el fútbol, pero soy malo jugando.

Por: Jasson Ticona / Entrevista publicada en el diario El Comercio (30 de agosto del 2014)

Carlos Rivera siempre camina con un libro bajo el brazo. Calcula que leyó más de 2 mil libros. Su padre, Alejo Rivera, quiso que sea futbolista. Lo intentó, se aferró a una pelota, pero fracasó. Un día decidió quemar todos sus trofeos, fotografías y revistas deportivas. Su pasión era la Literatura. Como gestor cultural editó libros en homenaje a Arnulfo Ramos Bustos, Mario Vargas Llosa y Eusebio Quiroz Paz Soldán. El cuarto libro titula ‘Pre-textos para marcar la cancha’ y prepara un quinto libro en homenaje a Francisco Mostajo. Anunció que próximamente publicará su libro de crónicas y perfiles titulado “Bitácoras” y un libro de micro cuentos de ficción.

¿Cómo nace la Asociación Cultural la Casa de Cartón?

Una de mis grandes pasiones es la literatura, admiro a Martín Adán y a Mario Vargas Llosa. Yo me fui de Arequipa muy dolido en el 2009 porque me cerraron las puertas. En el 2010 regresé a Arequipa y me entero que Mario Vargas Llosa había ganado el Premio Nobel de Literatura. Pensé que alguna institución cultural iba hacer alguna actividad, pero nada. Fui a la Alianza Francesa y me dijeron que era mejor que fundara una Asociación Cultural para realizar una actividad. Ahí nació la Casa de Cartón por Martín Adán. Hicimos una mesa redonda sobre Mario Vargas Llosa y fue la primera actividad.

¿Qué te motiva realizar actividades culturales?

Me motiva la poca predisposición que tienen las instituciones que manejan la parte cultural, las pocas ganas que le ponen y romper ese mito infame de que las actividades culturales no tienen público.

¿Cómo es el trabajo que realizas?

Yo trabajo bajo tres paradigmas: la cultura tiene que ser participativa, inclusiva y democrática. No creo en actividades culturales de élite, de grupos exclusivos o ‘pseuintelectualoides’.

¿Nunca te sentiste desanimado?

Sí, constantemente. Una gestora cultural de Arequipa me dijo una vez: “no te metas en eso porque se sufre mucho”. Pero hay que saber articular la cultura. La palabra clave es: organización. Detrás de cada actividad hay un nivel de organización. Un plan de comunicación, los temas de los ponenetes, manejo de tiempos, escoger un buen auditorio, campaña en redes sociales, etc.

Pero a veces no se te menciona mucho…

La poca mención que se hace es tergiversada. Me presentan como historiador, abogado, hasta como ingeniero. Con solo decirte que durante la Feria del Libro dijeron que yo era un agente comercial.

Una vez dijiste que los candidatos solo hablan de fierro, cemento, pistas y no de cultura. ¿Por qué?

Hablar de cultura no es muy rentable para ellos. El público consumidor de cultura no es mayoritario. Resulta más cómodo decir: “voy a construir un estadio o una pista”. Elaborar proyectos culturales es una chamba que les aburre. Si hasta copian sus planes de gobierno, sería demasiado pedirles que se involucren en temas culturales.

Dicen que es mucho mejor leer un buen libro, embriagarse y hacer el amor, ¿qué opinas?

Las tres son buenas en el contexto en el que la uses.

¿Ves Esto es Guerra o Combate?

Terencio decía: nada de lo que es humano me es indiferente. ¿Pero qué hacemos? No hacemos nada mirándonos el ombligo. Nada hacemos con gritar que es basura y punto. Por eso proponemos actividades que sean de largo aliento.

¿Por qué no crees en un ser supremo o en un Dios?

He tenido varias facetas en mi vida. He creído en Dios hasta los 12 años, después me atrapó la soledad hasta los 17 años, estaba en un limbo. Luego me volví agnóstico hasta los 21 años; después me convertí en ateo hasta los 25 y más tarde en cristiano convicto y confeso. A los 31 años retorné al agnosticismo, hasta ahora.

¿Entonces hay la posibilidad que vuelvas a creer en Dios?

Sí. No me cierro a ninguna positividad.

¿Cómo fue tu infancia?

Mi padre quería que yo sea futbolista. Yo siempre me rehusaba. Después querían que sea abogado o profesor.

¿Eras un buen jugador?

Muy malo. Entrenando sí. Hice un curso de técnico en Eseful un año. Dirigí a un club de menores sub 14, 16, 18, 20 y 23. Quería ser entrenador. Pero sentía que me estaba alejando de mi pasión.

¿Era como cumplir el deseo de tu padre?

Sí. Pero luego quemé todos los recuerdos. Las revistas deportivas, diplomas, trofeos, fotografías, todo.

Una vez compartiste la frase de Arthur Schopenhauer: “La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”

Las personas que tienen una opción por la soledad crean muchas cosas, les permite hacer locuras, mirar el mundo de otra perspectiva.

¿Eso es lo que sientes?

Sí, prefiero caminar solo, leyendo, cavilando proyectos. Es lo que me mantiene vivo, es mi alimento, mi alquimia, si no hago actividades culturales me deprimo. Me deprimo bastante, para curarme de sea depresión siempre me meto en líos, en nuevas aventuras.

Diario El Comercio - Arequipa

Diario El Comercio – Arequipa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s